11 de June del 2014

Reduce el riesgo de enfermar de tu mascota

Salud y Bienestar Animal

Reduce el riesgo de enfermar de tu mascota

 

Los seres humanos debemos visitar a nuestro dentista para una limpieza profesional por lo menos dos veces al año para reducir el riesgo de enfermedad periodontal. Tu mascota también necesita recibir una revisión dental y limpiezas dentales profesionales para reducir el riesgo de enfermedad periodontal (dental), en especial porque no puede cepillarse los dientes diariamente como nosotros lo hacemos.

 

A medida que los perros y gatos envejecen, su riesgo de desarrollar enfermedad periodontal se incrementa, y  los animales con enfermedad periodontal pueden ser más propensos a desarrollar enfermedades cardiacas. El riesgo para enfermedades cardiacas y otras condiciones cardiovasculares relacionadas se incrementa a medida que la enfermedad periodontal empeora, de modo que las limpiezas dentales regulares pueden no solamente ayudar a reducir el mal aliento, caries dental, pérdida de hueso de los dientes, sino también a reducir el riesgo para el perro de contraer enfermedades cardiacas.

 

Junto con las limpiezas profesionales y el cepillado de dientes en casa (por lo menos dos o tres veces por semana), un buen cuidado de la salud dental puede incluir dietas dentales y premios especialmente formulados que ayudan a reducir la gingivitis y la acumulación de la placa dental.

 

Las bacterias crecen a medida que se forma la placa en los dientes. El residuo de alimentos y el sarro que se junta en los espacios entre las encías y los dientes facilitan el crecimiento de las bacterias. La infección puede extenderse hacia el hueso y los tejidos de soporte, causando caries y pérdida de hueso que puede llevar a la pérdida de las piezas dentales e inclusive fractura de la quijada. Estas bacterias pueden adosarse a las válvulas cardiacas y causar inflamación del revestimiento interior de las cavidades y válvulas cardiacas; provocando la enfermedad denominada endocarditis.

 

Para una salud dental óptima, debes programar limpiezas y exámenes a profundidad antes de que se presenten signos significativos de la enfermedad.

 

A menudo, el mal aliento es el signo más notorio, aunque hay otros más difíciles de identificar como dolor y/o encías retraídas. Si notas cualquiera de los siguientes signos en tu mascota:

     • Dificultad para masticar

     • Falta de apetito

     • Aumento de la salivación

     • Cambios en sus preferencias de alimentos

 

Consulta a tu Veterinario Especialista de inmediato. Tu mascota puede estar en riesgo de tener alguna enfermedad dental por lo que se recomienda realizar una limpieza dental profesional por lo menos una vez al año.

 

Si tu mascota permite que le cepilles los dientes, el cepillado regular en casa debe iniciarse tan pronto como tenga todos sus dientes de adulto y las limpiezas dentales profesionales deben empezar desde el inicio de su vida adulta.