25 de April del 2018

MEDIR LA PRESIÓN ARTERIAL, REGULARMENTE, EN NUESTRAS MASCOTAS ES MUY IMPORTANTE

Con la edad, nuestras mascotas son más sensibles a padecer patologías que pueden alterar la presión de las arterias como, fallo renal, hiperadrenocorticismo, diabetes mellitus, hipertiroidismo, fallo cardíaco y schock. También muchas medicaciones o anestésicos pueden generar cambios de presión.

Un incremento persistente se conoce como HIPERTENSION, y al contrario, un descenso persistente de la presión se conoce como HIPOTENSIÓN; a los animales que lo sufren se dice que son hipertensos e hipotensos respectivamente.

Ambos estados tienen un efecto negativo en la salud de nuestra mascota y puede generar daños en algunos órganos, especialmente sensibles, como son:

• Ojos

• Corazón

• Riñones

• Sistema nervioso central

La presión arterial es un valor que se debería monitorizar regularmente en nuestros animales, una vez al año durante su vida adulta, desde el año hasta los 8 años, y dos veces al año durante su vida geriátrica. El motivo es que la presión cambia con el paso de los años y nos sirve para hacer un diagnóstico precoz de otras patologías. Se trata de una patología de fácil tratamiento y que con un diagnóstico precoz tiene buen pronóstico.

Los valores normales de presión arterial son:

• PERRO: 133/75

• GATO: 124/84

Aquí tenemos a Pícara, una perrita Bulldog Francés de 13 años durante su REVISIÓN ANUAL, a la que estamos midiendo la presión arterial mediante un aparato oscilométrico no invasivo y de alta definición.