18 de July del 2014

Frente a la Rabia, vacunación obligatoria de perros, gatos y hurones

Frente a la rabia, vacunación anual obligatoria.

 

 

El año pasado se declaró oficialmente en Toledo un caso de perro rabioso que había viajado por el norte de África. El riesgo de importación de casos de rabia canina procedentes de esta región africana continúa siendo muy alto.

 

Coincidiendo con el aniversario del último caso de rabia canina en España, se celebró el 17 de junio, precisamente en Toledo, la jornada “Pasado, presente y futuro abordaje de la zoonosis: rabia”. La reunión, a la que asistieron 150 profesionales, puso de acuerdo a veterinarios, médicos y autoridades sanitarias en que la vacunación debe ser anual y obligatoria en todo el territorio nacional para perros, gatos y hurones.

 

El presidente de la OCV (Organización Colegial Veterinaria Española), Juan José Badiola, señaló que vivimos una situación de riesgo multilateral y que la rabia era un riesgo previsible y que lo seguirá siendo. “Estoy convencido de que aparecerá otro caso en otro lugar”, afirmó, e insistió en que “la normativa se debe unificar en toda España”.

Presentación del informe “Rabia: riesgos y control. Análisis de la situación en España”

 

El Dr. Elías Fernando Rodríguez Ferri, Catedrático de sanidad animal (microbiología e inmunología) de la Universidad de León, elaboró el informe “Rabia: riesgos y control. Análisis de la situación en España”, que fue presentado durante la jornada.

 

Este exhaustivo informe incluye varias conclusiones claras:

 

El riesgo de que aparezcan nuevos casos de rabia canina procedentes del norte de África es muy elevado. En el caso concreto de Ceuta y Melilla, dos ciudades sin barreras naturales con Marruecos (país que no está declarado libre de la enfermedad), sus autoridades sanitarias deben mantener extremo rigor en la entrada de animales, principalmente animales vagabundos.

Es absolutamente necesario mantener un criterio único en toda España en lo que se refiere a la vacuna de rabia. Debe ser obligatoria, anual y todos los perros y gatos sin excepción, así como ciertas especies exóticas como hurones y mapaches, tienen que ser vacunados.

En el control de la rabia en los animales de compañía (perro, gato, hurón y otros), solo la vacunación en masa, completada con el censado, registro, identificación (mediante microchip) y otras medidas de vigilancia, tiene acreditado el éxito.

Es necesario por parte de las autoridades competentes que estimulen y financien de manera suficiente a los grupos de investigación especializados para que puedan desarrollar mejoras en el diagnóstico y la vacuna, así como para que puedan buscar nuevos productos vacunales.

 

1 de junio de 2013, Toledo: salta la alarma

 

España peninsular, las islas Baleares y las islas Canarias están libres de esta enfermedad, una zoonosis (enfermedades que los animales pueden transmitir a las personas) que afecta a los mamíferos, incluidos los seres humanos, a los que puede causar la muerte. Sin embargo, la alarma saltó cuando el año pasado se declaró oficialmente en Toledo un caso de perro con rabia que había viajado por el norte de África. Tras morder a cinco personas fue abatido por las fuerzas de seguridad. Se analizaron muestras de su cadáver y el Instituto de Salud Carlos III certificó que tenía rabia.

 

Las autoridades pusieron en marcha las medidas contempladas en el Plan de Contingencia para el nivel 1 de alarma (declaración oficial de un caso de rabia en perro), que se mantuvieron por un periodo de 6 meses y que, entre otras medidas, contemplaban la vacunación obligatoria en un plazo de 15 días de perros, gatos y hurones, además de otras especies susceptibles, en un área de restricción que afectó a 56 municipios de la provincia y dos polígonos del municipio de Aranjuez. Transcurridos seis meses, se dio por concluido el nivel de alerta.

 

Previo a este caso, España peninsular, islas Baleares e islas Canarias estaban libres de rabia en mamíferos terrestres desde el año 1978. Únicamente en las ciudades de Ceuta y Melilla se notificaban, y se siguen notificando a día de hoy, casos de forma ocasional en animales. Muchos de ellos han podido ser importados del norte de África.

 

La rabia es una enfermedad mortal que también puede afectar a las personas, de hecho, una mujer marroquí falleció, el pasado mes de mayo, en un hospital de Madrid después de que le mordiera un perro rabioso.

 

El control de fronteras de animales de compañía que lleguen de países con riesgo de rabia y vacunar a todos los perros, gatos y hurones que viven en territorio español son dos medidas esenciales para evitar que se den más casos de rabia en España.

 

Orden de 02/06/2014, de la Consejería de Agricultura, por la que se establece el Programa Zoosanitario Básico
de Cánidos, Félidos y Hurones en Castilla-La Mancha.